Gerencia.cultural
Home
Cuentos
Libros
Entrevistas
Artículos
Gerencia.cultural
Nórdicos
Enlaces
Trompas
Articles.in.english
Chile comic
García.Márquez
Neruda
Storni
Coloane
Hemingway
Huidobro
Pancho i Malmö
Omar Pérez Santiago
Imagen
Gerencia Cultural
Mi especialidad dentro de la Administración Pública es la Gestión Pública de Cultura, (La Gestión Pública de Cultura en Chile, Propuesta institucional Ministerio de Arte y Cultura). Fue la primera monografía sobre este tema en la escuela de Gestión Pública. La Gerencia Cultural, como rama de la administración, activa, informa y capacita a los trabajadores culturales para resolver problemas de comunicación con el mundo. El administrador cultural es el eje operativo de los lineamientos de política cultural y su relación directa con los agentes culturales de una nación. Teníamos el objetivo común de fortalecer la gestión cultural y la capacitación de gestores y administradores culturales. La denominación de Gerentes y Administradores Culturales, acentúa la posibilidad y necesidad de organizar la actividad cultural con principios y criterios empresariales. Responde a nivel mundial al incremento de los presupuestos en cultura y a la conversión de la cultura en un poder público y un sector económico. No insiste tanto en la creatividad como en la urgencia de consolidar equipamientos culturales como empresas.


Mi experiencia profesional estuvo primero en Suecia en el área de administrador cultural de un centro de extensión de un instituto superior. Este trabajo se expresa en la publicación para la Folkuniversitet de Malmö y el Departamento de Trabajadores de la Cultura del Municipio de Malmö, Suecia, en un libro de aplicación práctica de la gerencia cultural llamado Latinamerika i Skane (1991).

Hacia 1990 la Gerencia Pública de la cultura, era aún nueva en el área de la administración pública chilena. Presenté un trabajo que publicó, en su serie de cuadernos de trabajo y estudios, la Secretaría General de Gobierno, bajo el título La Gerencia Cultural, Una visión operativa del trabajo cultural, marzo 1992. Una versión de este trabajo fue publicado en el suplemento cultural del diario de La Época ese mismo año. La Gerencia Cultural revalorizaba la administración cultural. Incluía a la Administración del Estado y su política cultural (Nueva Política Cultural, Diario La Epoca, 11 de octubre de 1992). . Efectivamente, como plan piloto, hicimos el primer catastro cultural, en la comuna de San Joaquín, financiado por el Ministerio De Educación, como una forma de proyectar a sus artistas en la comunidad inmediata (Desatados, Artistas de San Joaquín, I. Municipalidad de San Joaquín, 1994).

Esto era, por lo demás, parte de un plan piloto para aplicar luego esta medida a todo el país, como ha ocurrido finalmente con la Cartografía Cultural chilena en la que se incluyen un listado completo de todos los artistas del país, región por región, y que actualmente publica el Ministerio de Educación. También publiqué entonces una monografía sobre la Nueva Institucionalidad Cultural. El mismo Ministerio Secretaria General de Gobierno me solicitó organizar el primer seminario realizado en Chile sobre la Gerencia Cultural Pública y las políticas culturales en Chile, que se realizó en Centro de Extensión de la Universidad Católica de Chile el año 1992.
En publicaciones de la época, proponíamos que, como parte de una política cultural coherente, que la disciplina se desarrollara en las instituciones de educación superior, pues esta especialidad administrativa era de suma importancia para el país y de creciente desarrollo en todo el mundo. Advertíamos sobre la necesidad de profesionalizar la tarea. Había que formarse en economía y marketing, en publicidad, en sociología y en legislación artística. Como ya sabemos, con el tiempo nacieron diplomados en el área de Gestión Cultural, como una área específica de la formación profesional en el área de la administración y de adecuar a las necesidades de los nuevos tiempos la educación profesional. Es decir, contribuir a la formación de especialistas de alto nivel profesional y con sensibilidad hacia la cultura, mediante el aporte de las teorías, conceptos y herramientas que le permitan al profesional sistematizar los conocimientos y experiencias de forma tal, que respondan a las demandas en su desempeño como gerente en el ámbito cultural. Todo esto está reflejado por lo demás en una floreciente literatura especializada en el área del management cultural, y el surgimiento de nuevos organismos especializados en la formación técnica y teórica de la Gerencia cultural, en Chile y el mundo. Hoy tenemos que reconocer que esta disciplina en los países latinoamericanos no es solamente la expresión de un ánimo renovador, sino que contienen insinuaciones y consecuencias relevantes en la dimensión cultural.

Paralelamente a este trabajo de pórtico y popularización de la gestión cultural pública he trabajado en los últimos años como administrador cultural, primero en el Departamento de Cultura de San Joaquín y luego en el Instituto Cultural de San Miguel, administrando proyectos culturales. A la vez he realizado trabajos concretos y específicos como asesor y administrador cultural en diversos proyectos culturales.